A solo 40km de Burdeos encontramos un pueblo medieval con mucho encanto, Saint Émilion. Por la importancia que tiene el sector vinícola en esta región, es la ocasión ideal para visitar sus bodegas. Por eso te presentamos el Château La Dominique, una bodega que cautiva a los amantes del vino, de la arquitectura y/ o la gastronomía, situado al noroeste de esta localidad.

Como dice Claudia Varas-Rubio, Responsable de Enoturismo de la casa, esta bodega propiedad de la familia Fayat desde 1969, después de sus obras de renovación de 2014, «se ha convertido en un ejemplo de integración de un edificio moderno dentro de un entorno Patrimonio Mundial de la Unesco».

Vista aérea de La Dominique entre las viñas de Saint Émilion © Château La Dominique
Vista aérea de La Dominique entre las viñas de Saint Émilion © Château La Dominique

Tal obra de arte fue responsabilidad del arquitecto Jean Nouvel, conocido por obras como el Instituto del Mundo Árabe en París, la Torre de Agbar en Barcelona o el museo del Louvre en Abu Dhabi, entre otras. Así como ganador del Premio Pritzker en 2008. Además de Jean Nouvel, intervinieron otros dos artistas: Anish Kapoor y Jeff Koons.

El resultado ha sido un edificio con forma de barco integrado en la anterior estructura antigua, creando mayor espacio de producción e instaurando un sistema de tecnología más avanzada, a su vez reconvirtieron una antigua zona de catas en el espectacular restaurante panorámico La Terrasse Rouge.

Mezcla muy atractiva entre lo tradicional y lo vanguardista, que atrae tanto a turistas interesados en el vino como a estudiantes de arquitectura de todo el mundo.

«La Dominique ha sabido desmarcarse y posicionarse como un ejemplo de simbiosis entre arquitectura innovadora y mundo vinícola tradicional, ya que ha sabido integrar el edificio moderno en una bodega histórica del siglo XVI».

Claudia Varas-Rubio

Aunar innovación y tradición con el color y la forma

No se puede hablar de La Dominique sin hablar de su impresionante fachada color tinto en la que se cuenta la historia del vino a través del color: cada tres láminas hay un rojo diferente que va desde el rojo oscuro casi granate, el color del vino en sus primeros meses de vida, hasta el rojo anaranjado propio de los vinos y licores más añejos, contando con 6 tonalidades diferentes en total. Las láminas metálicas son cóncavas, lo que produce un efecto espejo según la perspectiva desde la que se mire, reflejando el cielo y el paisaje de viñedos.

Fachada roja de La Dominique iluminada al atardecer © Château La Dominique
Fachada roja de La Dominique iluminada al atardecer © Château La Dominique

Vinos de calidad para todos los bolsillos

En cuanto a sus vinos, el Château la Dominique cuenta con dos tipos de vinos con Denominación de Origen Saint Émilion, un gran reserva y un crianza. Dentro de su gama destacan por su calidad y prestigio sus Grands Crus Classés, denominación recibida gracias a una clasificación que distingue a los mejores vinos de la zona. Sus precios oscilan entre los 15€ y los 60€.

Si has venido aquí para hacer una visita guiada es interesante saber que puedes hacerla en francés, inglés o español. En su web puedes encontrar su oferta a diferentes precios. Sin duda es una forma dinámica y entretenida de conocer a fondo la cultura vinícola con la posibilidad de catar algunos de sus vinos. Muy recomendable tanto para profesionales como para amateurs.

Los sabores del Sudoeste en un entorno privilegiado

Los amantes del buen comer encuentran en el primer piso la Terrasse Rouge, un restaurante bistronómico gestionado por Nicolas Lascombes y sus equipos, totalmente acristalado con vista panorámica sobre un mar de viñedos y con una piscina de cristales de un color tinto que evoca a las uvas cuando han sido recogidas para la fabricación del vino.

Vista panorámica desde el restaurante hacia el exterior de la Terrasse Rouge y los viñedos © Château La Dominique
Vista panorámica desde el restaurante hacia el exterior de la Terrasse Rouge y los viñedos © Château La Dominique
Château La Dominique
© Château La Dominique

El lugar perfecto para degustar los manjares del Sudoeste, como el foi gras o la trufa negra. En sus platos el chef refleja el propio estilo de la bodega, buscando el equilibrio entre lo clásico y lo moderno, ya sea a la carta o en sus menús: el Gourmand (39€) o el menu du marché (28€), este último solo para almuerzos entre semana.

En definitiva, una visita a La Dominique se presenta como una experiencia inolvidable, ya que ha sabido destacar en este enclave tanto por su espectacular arquitectura como por su oferta enológica y gastronómica. Hacer una de sus visitas guiadas, degustar sus mejores vinos y terminar cenando al ocaso en la Terrasse Rouge se antoja un plan inmejorable para terminar un fabuloso día en Saint Émilion.

Fachada principal © Château La Dominique
Fachada principal © Château La Dominique

Château La Dominique

FUENTES:
Escrito por Rocío Maestre
Claudia Varas-Rubio, Responsable de Enoturismo
Fotos cedidas por Château La Dominique
jeannouvel.com
vogue.fr
moovemag.com
contemporain.com