Margot es la dueña de una vinoteca restaurante que se encuentra a unos pasos de la plaza Camille Jullian en Burdeos. Este lugar, como si de una extensión de ella misma se tratara, está lleno de posibilidades. Ella eligió la pasión más que quedarse encasillada. Una entrevista con esta emprendedora que vive a cien por hora.

Hola Margot,

Anaïs: ¿Nos habla un poco sobre usted?

Alguien que no tiene suficiente tiempo en su vida para hacer todos los trabajos que desea (risas)…

Soy de la región de los Vosgos pero la vida hizo que aterrizara en Dijon después de haber cursado una licenciatura en sociología. Allí, sentí curiosidad por el vino, así que me formé en viticultura y enología. Después de esta formación encontré un trabajo como vendedora en una bodega de degustación, pero soñaba con hacer vino, con estar en los viñedos, no en el enoturismo. Por eso paré todo y cambié completamente de dirección.

Entonces tuve la oportunidad de entrar en una reconocida escuela de París para formarme como visitadora médico, encontré trabajo enseguida y ahí estuve trabajando durante 18 años.

En 2014 me fui de la región de Auvernia donde vivía desde hacía más de 15 años con mis 2 hijos y nos mudamos a Burdeos en 2015. Fue en esta ciudad donde decidí seguir formándome y retomar con mis primeros amores. Luego abrí esta vinoteca restaurante, lo que me llevará unos años.

La Maison de Margot y su selección de vinos orgánicos
La Maison de Margot y su selección de vinos orgánicos

Anaïs: ¿Cómo lo hizo para pasar de apasionada del vino a abrir una vinoteca?

Necesitaba dar sentido a mi trabajo o, mejor dicho, necesitaba un trabajo que tuviera sentido.

También necesitaba reconocimiento y poder expresar y compartir las cosas en las que creo. En mi vida he frecuentado algunos establecimientos que me han marcado por su carácter, su ambiente, su concepto y siempre he pensado que me gustaría algún día tener mi propia tienda y acoger a los clientes en un ambiente que me correspondiera.
Nada mejor que un restaurante-vinoteca para combinar mis pasiones, ¿no ?

Detalle de la decoración barroca de La Maison de Margot
Detalle de la decoración barroca de La Maison de Margot

Anaïs: ¿Nos puede explicar un poco cuál es su originalidad, en qué es diferente?

Mi originalidad reside en un conjunto de cosas: el lugar es atípico y único en Burdeos, la decoración está pensada según mis gustos y no según lo que está o no de moda ahora. La decoración nunca deja de sorprender a los clientes.

El otro punto de originalidad se basa en mi concepto múltiple: restaurante a la hora del almuerzo con una cocina familiar y sabrosa, salón de té, bodega, vinoteca de vinos orgánicos solamente y bonita decoración. Es una especie de restaurante-cafetería-boutique.

Una decoración sorprendente en el centro de Burdeos
Una decoración sorprendente en el centro de Burdeos

Anaïs: ¿Y por qué este barrio?

Yo no elegí ni barrio ni local, ellos me eligieron: cuando lo descubrí, todos los demás dejaron de interesarme. Fue un flechazo y no me arrepiento para nada porque según parece aquí hay buenas ondas y buen ambiente…

Anaïs: Bio, local… son preocupaciones actuales, ¿son inquietudes suyas también ?

Sí, es importante, aunque no soy ninguna fundamentalista de lo bio en la comida porque no siempre es fácil encontrar, y es más caro, así que a veces prefiero confiar en buenos productos frescos con pocos tratamientos que en productos totalmente orgánicos.

Sin embargo, con respecto al vino orgánico, algunos consumidores todavía tienen una imagen muy negativa y espero contribuir con mis vinos a hacer cambiar algunas mentalidades.

Platos preparados con mimo por Margot
Platos preparados con mimo por Margot